Espiritualidad y teología del curso

Detrás de este curso subyace un anhelo espiritual y teológico. Destacamos los siguientes elementos:
  • Todos los cristianos, por tanto también todos los miembros de la Familia Franciscana, son enviados a transmitir el mensaje de Jesús. El que viene a Jesús, el "enviado del Padre", es enviado también a testificar de palabra y de obra, el amor de Dios. La diferencia tradicional entre misioneros y no misioneros pertenece tanto histórica como teológicamente al pasado. Entre tanto, las Iglesias de todo el mundo se entienden como iglesias locales autónomas. Con esto también está revaluada la diferenciación entre iglesia nativa que envía, e iglesia de misión que recibe.
  • De igual manera la espiritualidad franciscana no sólo contiene un elemento misionero, ella es misionera en su totalidad y así debe desarrollarse en la Iglesia y en el mundo. Toda la vida de San Francisco y Santa Clara fue testimonio, indicio, profecía. En ella se basa el sentido franciscano de la vida.
  • La denominación "curso básico" quiere decir que se trata de una renovada concientización y de transmitir conocimientos y convicciones fundamentales. No es una estructura académica, sino una ayuda para el proceso de aprendizaje vivencial.
  • Los servicios necesarios para esto, tanto de la Central en Bonn, como también de instituciones continentales y regionales, son como un puente para un diálogo franciscano transcultural, incluso entre los países y continentes. Esto toca al punto central de nuestra fe. Decimos que la revelación es nuestro fundamento, y que la palabra de Dios nos une. ¿Acaso entonces no debe darse un diálogo constante entre aquellos que creen?