Posibilidades del trabajo con el CCFMC

El material del curso puede ser utilizado de diversas maneras. Puede servir como introducción a la espiritualidad franciscana en los noviciados y casas de estudio y como programa de perfeccionamiento para toda la Familia Franciscana. Se puede utilizar para personas, sin la exigencia de una formación especial, como también para aquellos que tienen un estudio correspondiente. Todo depende del manejo que se dé al material. Presentamos algunos caminos que se han ensayado en el transcurso de los años en diferentes países. Todos están invitados a perfeccionarlos, a complementarlos con sus propias experiencias y también a ir por nuevos caminos.

Seminarios conjuntos de la familia franciscana en el plano regional

Con cierta frecuencia se reúnen hermanas y hermanos de una región para un seminario de un día, en el cual se trabaja una lección y se profundiza en ella, en pequeños grupos. El estar reunidos no sólo interrumpe la rutina del trabajo; es un elemento esencial de la forma de vida franciscana. Para finalizar se planea la siguiente reunión y se celebra un servicio religioso. En el lapso entre cada encuentro, se puede transmitir y profundizar el tema en la propia comunidad local. Esto es especialmente importante para aquellos hermanos y hermanas que no pudieron participar en el encuentro regional y de esa manera son involucrados. Donde se ha trabajado con este curso, se ha fortalecido la sensación de pertenencia a la Familia Franciscana y se ha fomentado el trabajo conjunto en diferentes planos, también ha llevado, por primera vez, a un intercambio conjunto.

Días de retiro

Un equipo que prepara el día de retiro mensual de una fraternidad, escoge un tema y lo ofrece como base para la reflexión personal. Hacia el final del día de reflexión, se puede realizar un intercambio sobre el tema y sus efectos en nuestras vidas. El día finaliza con una charla sobre la Escritura o una meditación sobre un cuadro o música.

Ejercicios Espirituales:

De manera diferente, se han organizado ya días de ejercicios y de orientación a partir del curso. Un programa así se debe adaptar a las necesidades de los participantes y debe ser modificado adecuadamente. Los ejercicios no son semanas de estudio, por lo tanto requieren de suficiente tiempo para la meditación, la profundización y la oración personal. Aquí lo decisivo no es la cantidad del material, la diversidad de temas, sino la interiorización de algunos puntos esenciales de la espiritualidad franciscana. Las lecciones 1,4,5,6,10,11 y 12 son especialmente útiles para esto. Los temas de las otras lecciones pueden agregarse según las necesidades.

Formación en la Orden

El curso básico es apropiado para la formación en el Noviciado de religiosas y religiosos como de la Orden franciscana seglar. Para el perfeccionamiento, se ofrece el material en algunos países como un curso por correspondencia. Para esto existe un Equipo de Coordinación que envía las lecciones, coordina el trabajo y está a disposición para el diálogo. En algunos países se expide al final un diploma que califica para Servicios Religiosos.

Semanas de Estudio para la profundización de la Espiritualidad Franciscana

Como perfeccionamiento en cualquier nivel, se recomiendan las Semanas de Estudio. Los elementos de estas semanas son: informes y ampliación sobre los temas de las lecciones, trabajo en grupo y mesas redondas, charlas y estudio individual.

Trabajo con las lecciones en la propia Comunidad Local.

Una de las maneras más provechosas de empleo del curso básico, son las reuniones semanales o quincenales con la propia Fraternidad. Esto tiene, entre otras cosas, la ventaja de que el grupo puede trabajar el tiempo que quiera en una lección. En una fraternidad, en que las hermanas o los hermanos tienen diferentes tareas (escuela, consejería espiritual, cuidado de enfermos o ancianos, administración, oficios domésticos etc.), la ocupación conjunta con el curso básico puede reunir a todos y despertar de nuevo el interés común. Esto fomenta una comunicación que no se reduce al área del trabajo profesional, en el cual los otros con frecuencia se sienten excluídos.

Visitas, Capítulo local, Capítulo provincial y general

De diversas maneras hermanas y hermanos que ejercen diferentes oficios han utilizado las lecciones para sus visitas canónicas o fraternas. De la misma manera ellas sirven como base para Capítulos locales, provinciales y generales en que se trataba de una decisión sobre el punto de partida o una nueva orientación de toda una fraternidad.

Grupos ecuménicos

Muchas personas, no sólo católicos y cristianos están cautivados por Francisco y Clara. Por esto se han formado en varios países grupos ecuménicos y macroecuménicos que trabajan con el curso básico. Como este programa es internacional e intercultural, no sólo aporta al diálogo entre cristianos, sino que también fomenta la comprensión entre personas pertenecientes a diferentes culturas y religiones.